Cosas que pasan

La vida dá sus vueltas y a veces parece que es un círculo. Te puede desanimar. Pero de sopetón, te das cuenta que de círculo no tiene nada, es más bien una espiral. Sí que sales del sitio en que estabas, pero es poco a poco, y siempre pasas cerquita del instante anterior, lo que permite que mires lo que has hecho, analises bien, y luego, puedas seguir, más preparada, mejor! Ser espectadora de si misma. Y ser espectadora es ideal, ya que vivir es ir a una obra de teatro que participas como la protagonista, sin haber ido a los ensayos. Y por eso, tocan sorpresas.

A mi las sorpresas me encantan, especialmente si son sorprendentes, claro. Unexpected.

Hoy pasó eso. Una llamada, una persona querida, queriendo Botones Amarillos para el otro lado del oceano. Pero no uno, sino varios. Pinta bien, ya os contaré más, cuando lo sepa… Porque por ahora, sigue siendo una sorpresa, nadie sabe qué saldrá de ahí, de esa idea, de ese sueño…De ese botón que busca un nuevo ojal.

Foto de Larbonaida

Escribe un comentario